La pared lo sabe

...otro relato para compartir:

La pared lo sabe 


Empezaba la mañana con los rayos solares que entraban por la ventana posándose sobre el rostro de quien aun dormía y parecía no tener intención de levantarse a pesar  de lo que había planeado para ese día. Entre tantas cosas revueltas más que la habitación misma estaba el escribir una carta, pero no cualquier misiva, sino una que pueda reflejar sus más íntimos sentimientos hacia la persona que más quería y lo había hecho en secreto desde hace mucho tiempo, tanto que ya no recordaba cuanto. Quizás creyó que durante su sueño vendrían a él las palabras y frases perfectas para romper ese secreto individual. De todos modos el sonido del despertador hizo lo suyo y de un salto salió de la cama, con todo revuelto y patas arriba no sería fácil encontrar lápiz y papel aunque un marcador indeleble y la pared de la cabecera de su cama también le servirían, las primeras palabras le fueron algo complicadas ya que no se decidía si llamarla "amiga", "querida Eby", o "amor mío", pero le pareció algo cursi lo último, prefirió obviarlo y continuar. La pared verde limón que había permanecido sin rastro de alguna mancha o marca en especial, ahora cambiaba completamente a cada frase que se escribía en ella. Los sentimientos que permanecieron callados serían mostrados a la luz o al menos a la pared. Al cabo de unos borrones y otras marcas la carta llegó a su fin, el muchacho de negro cabello se asombro de lo que había escrito, no imaginaba que era tan bueno con las palabras. En fin era tiempo de hacerla llegar a su destinataria, solo tendría que transcribirla y dejarla en uno de sus libros para que ella pudiera encontrarla fácilmente. Miró su reloj, faltaba solo media hora para llegar a clase, se apresuro a ducharse y vestirse y transcribir las palabras plasmadas en la pared, el tiempo volaba y su corazón latía de manera acelerada, sus nervios se incrementaban impidiendo que su mano dibujase las letras sobre el papel, echó otro vistazo a su reloj, solo le quedaba tiempo para  correr hasta el colegio, metió sus libros y cuadernos a su mochila sin olvidar lo más preciado, la carta, ese trozo de papel arrancado de uno de sus cuadernos en el que unas breves líneas significaban todo para él.
Llegó a la hora y tomo asiento en su lugar habitual, buscó con la mirada el sitio de la persona que le había robado el sueño y cuando todos salieron al receso se apresuro a dejar el trozo de papel entre sus libros.
Al final del día, se sentía tranquilo con lo que había hecho aunque estaba algo inquieto por no recibir una respuesta, hasta que sucedió. Su querida Eby, como él la llamaba se acerco hasta él y con su dulce voz le preguntó: "¿qué quieres decir con "mi pared sabe cuanto te quiero"?"; ese fue el comienzo de una larga conversación entre ellos y quien sabe quizás lo sigan haciendo.

otra más

Ya es viernes y falta poco para el sábado-casi nada- así que compartiré otra historia.

Sueño o realidad 

Como era costumbre después de clase María pasó a la librería tan solo para observar los nuevo títulos que allí se presentaban aunque sabia que solo miraría las portadas ya que no traía dinero para comprar alguno. Día tras día era la misa rutina, el joven que atendía en la librería ya la conocía desde hace tres meses, tiempo que María  había hecho lo mismo. Alfonso, era el nombre del joven vendedor de la librería, algunas veces permitía a María darle una ojeadita a los libros del mostrador y hasta le contaba una que otra historia que él mismo había leído. 
Un día muy temprano antes de llegar al colegio, María no se imaginaba que lo que estaría por suceder le cambiaría la vida por completo. Un antiguo libro con las hojas todas roídas y amarillentas se encontraba a su paso, la portada era casi inexistente le llamo aún más la atención, lo que hizo que lo recogiera y guardara en su mochila. A la hora del receso, ella aprovecho para ver el contenido del libro que encontró, al abrirlo las palabras escritas en sus páginas empezaron a desaparecer ante sus ojos mientras una intensa luz brillante la envolvía por completo, el libro la estaba succionando, llevándola aun lugar completamente desconocido para ella, como en un sueño empezaron a aparecer imágenes destellantes que cambiaban a cada giro que daba, los inusuales personajes que se presentaban no parecían tener relación alguna uno con otro, princesas atrapadas por príncipes y salvadas por dragones, peces dorados que se comían a grandes ballenas, piratas que bailaban en recitales, cisnes que no volaban y otras cientos de locuras inimaginables. Sea un sueño o no María se encontraba atrapada en él y no sabía cómo salir de allí. Al cabo de unos minutos descubrió a alguien conocido se trataba de Alfonso, al menos alguien con quien buscar una salida; trató de hablarle pero éste se alejaba sin darle la cara. Y ahora qué haría la pequeña. Llorar no era una opción por lo que no lo hizo, decidió emprender su propia aventura y ser la protagonista de esta historia su historia. El verde césped que pisaba se llenaba de nieve rápidamente, el cielo despejado se volvía gris, aunque el arco iris permanecia a su vista todo estaba patas arriba, un desastre total. Después de mucho caminar encontró un letrero que le indicaban tres caminos a seguir, el de la  derecha le indicaba el camino a casa, el de la izquierda hacia un laberinto sin salida, y el del centro no la llevaría a ningún lado, todo esto estaba escrito en sus respectivos letreros, pero ¿sería seguro confiar en alguno de ellos?, esta era su mayor inquietud, pero como están las cosas ella eligió ir por el laberinto, tal fue su sorpresa al encontrarse con uno verdadero , le tomo algo de tiempo salir de él y cuando lo hizo regreso al mismo lugar en el que empezó todo. Esta vez tendría otra oportunidad y eligió el camino a casa, fue algo corto este sendero y tampoco la llevo a nada. Así que el último camino debería ser el correcto, sin embargo ya no estaba cuando intento ir por allí. Ya estaba cansada y sin ánimo de seguir, por lo que prefirió recostarse un rato y continuar después.  
Al cabo de unos minutos le pareció oír unos susurros, abrió los ojos y allí estaban sus compañeras de clase que le avisaban que el recreo ya había terminado y era mejor dejar el sueño para su casa cuando la clase terminara. Se sorprendió ante lo que había pasado, "un sueño" fue lo que pensó; bajó la mirada  y tenía el extraño libro en sus manos, aún no lo había abierto y creyó que seria mejor no hacerlo, al menos no hoy.

Conócelos

Los nenitos de la casa


Hace poco tome una fotografías de mis mascotas, sí un gatito juguetón de blanco y negro color, y también una nena tortuga llamada "Kitty". Ah el gatito se llama "Yu". aunque se ve un poco serio en la foto es todo un salta perico, andando de aquí para allá. 
En cuanto a "Kitty" es muy tranquila, paso a pasito recorre todo el lugar y a veces se esconde muy bien que no la podemos encontrar.

nombre: YU 

nombre: Kitty

viernes inspirador

hoy viernes, fin de semana, eso me gusta....
bien solo publicare algunas lineas que se me ocurrieron al escuchar un canción, y aquí las dejo....


En medio de tanta oscuridad surcaba un bote entre las aguas marinas en medio de la nada, las estrellas en el cielo solo se ocultaban mientras llegaba el día que a lo lejos no era más que la esperanza de regresar, de voltear la vista y sonreír de nuevo, ilusiones perdidas, sentimiento fatal. el alma llora y clama desesperadamente refugio, refugiarse del ayer, del desventurado amor que la hizo caer sobre rosales espinosos que se incrustaron en su ser.

_______-------------------__________-
El sonido de la lluvia en mi ventana, el gris que todo lo opaca, luces centelleantes en el exterior, y un estridente sonido en el cielo, se llevan consigo un secreto que nunca fue dicho y nunca guardado, gotas de lluvia por mis mejillas y  gotas de fuego parecen aplacarlas. no es temor, no es rencor, no es dicha menos alegría, no hay nada que pueda decir para sellar mi mente en el recuerdo perdido de un adiós. 
 
nanana © 2011 | Designed by Ibu Hamil, in collaboration with Uncharted 3 News, MW3 Clans and Black Ops